“Empleados fantasma”: ¿qué motivos explican la escalada de las ausencias en el trabajo?

Durante el 2016, 5 de cada 100 trabajadores no acudió ni un solo día del año a trabajar. Son los llamados “empleados fantasma”: en España se calcula que 831.392 de estos empleados han supuesto un coste de 68.000 millones de euros a la sociedad. Precisamente, hace unos días salió a la luz un caso que ha vuelto a destapar el perjuicio que causan tanto el absentismo como el fraude laboral. Se trata de un enfermero de un hospital público de Alicante que estuvo más de 13 años sin aparecer por su puesto de trabajo encadenando bajas y vacaciones sin perder sus 1.500 euros mensuales de salario. Este trabajador agotaba el periodo máximo de 1 año y medio de baja, tras el cual se reincorporaba al trabajo unos días, disfrutaba de las vacaciones que le correspondían y volvía a coger la baja. Así sucesivamente y sin cometer ilegalidad ninguna. Se trata de un “bajista” profesional. Y no es el único caso.

Más allá de estos “empleados fantasma”, lo cierto es que en los últimos tiempos, los datos muestran una escalada de las ausencias en el trabajo, tanto por incapacidad temporal como de absentismo por otras causas. Según expertos y sindicatos, los motivos son la disminución del miedo a perder el puesto de trabajo debido a la mejora del mercado laboral, el aumento de las cargas de trabajo provocado por un mayor volumen de actividad que tienen que asumir las plantillas y la desmotivación creciente de los empleados en un contexto de precariedad laboral.

De hecho, en 2016, se contabilizaron más de 20.000 partes de enfermedades profesionales comunicados, los cuales se han superado en 2017 con más de 21.000, según datos de cierre de diciembre. Pero ¿cuáles han sido las causas principales de estas bajas? Según datos aportados por diferentes mutuas, los trastornos musculares suponen el 34,87% de los días de baja, con una duración media de 53 días de baja y el 50% de éstos son lumbalgia, cervicalgia y ciática. En segundo lugar, las patologías traumáticas como fracturas, contusiones o luxaciones suponen el 12,67% de los días de baja, seguidos de patologías mentales que representan el 12,03%. Estas últimas, por el contrario, suponen las de más larga duración, alcanzando una media de 97 días por trabajador.

Las bajas repuntan siempre después de periodos vacacionales, siendo septiembre el mes donde más se disparan, extendiéndose hasta diciembre y lo preocupante es que todos los indicadores advierten que la tendencia es que vaya en alza. Uno de los más utilizados para medir las ausencias de los trabajadores es el de las horas perdidas por incapacidad temporal que aparece en la Encuesta Trimestral de Costes Laborales que elabora el INE.

Otro indicador del incremento se puede encontrar en la encuesta de población activa (EPA), según la cual el número de trabajadores que perdieron horas de trabajo por “razones personales o responsabilidades familiares” ha aumentado un 50%.

Delphos Detectives Privados tiene una larga trayectoria profesional investigando fraudes en “incapacidades temporales” y dispone de los recursos adecuados para responder ante sus necesidades de manera efectiva.

_____

Fuente: El Periódico, Cinco Días, El Mundo, La Razón